Noticias COMUNICACIONES

La propuesta de reforma del mercado de las telecomunicaciones presentada por la Comisión Europea con motivo del debate sobre el Estado de la Unión –celebrado el pasado 14 de septiembre–, representa una profunda revisión del denominado Paquete Telecom, que data del año 2002. Desde entonces, el contexto y el panorama del sector de las telecomunicaciones han cambiado de forma radical. Demasiado tiempo hemos esperado los europeos para una reforma tan necesaria como urgente.

 

El nuevo marco legislativo que se propone, denominado Código Europeo de las Comunicaciones Electrónicas, que fusiona cuatro directivas de telecomunicaciones existentes, trae consigo novedades que, desde UGT, queremos valorar:

 

En general, la propuesta de la Comisión es positiva; incluye aspectos reivindicados por UGT desde hace más de un lustro, como la universalización de la banda ancha y la activación de medidas correctoras a la segunda brecha digital. No obstante, aún es preciso concretar la financiación y los reglamentos que vertebrarán este proceso, sobre todo cuando EEUU lleva casi 5 años de ventaja a la Unión Europea en estos aspectos.

 

En referencia al empleo, la propuesta de la Comisión Europea no hace mención alguna a cómo impactará su plan en este ámbito. Como venimos denunciando desde UGT, los reguladores europeos y españoles siguen cometiendo el incomprensible e inaceptable de error de no tener en cuenta las repercusiones de sus propuestas legislativas en el empleo y en las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras del sector de las comunicaciones.  Por ello, insistimos en la necesidad de que la regulación impulse un crecimiento económico basado en la creación permanente de empleo de calidad, consolidando una competencia sectorial que sirva como instrumento que garantice el empleo. No sólo se debe invertir en redes, también en personas. Además, debe consolidarse la universalización de la telefonía móvil para colectivos vulnerables o la creación de nuevos derechos de los usuarios, como la propuesta de UGT de implantar un Medidor de Velocidad, tal y como han realizado otros países de nuestro entorno.

 

En cuanto a la protección de las inversiones en nuevas redes, consideramos acertado el enfoque de la Comisión, así como en el impulso que se pretende dar a las ayudas públicas; aunque, de nuevo, habrá que ver la letra pequeña y qué partida presupuestaria se reserva para dar servicio a las denominadas zonas blancas o insuficientemente atendidas, sobre todo considerando el ejemplo de España, que ha destinado unos paupérrimos 63 millones de euros a la extensión de la banda ancha en el último ejercicio, mientras que Alemania ha destinado 4.000 millones en cinco años.

Por otro lado, nos genera muchas dudas la iniciativa WiFi4EU, tanto en el fondo como en la forma. Si lo que se pretende es dar cobertura de Wifi público y gratuito, 120 millones de euros de presupuesto para toda la Unión es una cifra claramente insuficiente. Desde el punto de vista del fondo, no podemos compartir que se destine dinero público para que las administraciones ofrezcan una conexión limitada en velocidad y cobertura, mientras existan miles de personas sin conectividad por falta de recursos económicos o de cobertura de redes de última generación.

Finalmente, valoramos de forma muy positiva los intentos de la Comisión por mejorar la coordinación en la asignación de espectro radioeléctrico. UGT ha sido pionera en solicitar al Gobierno del Partido Popular una ordenación de los dividendos digitales. Ahora los hechos nos dan la razón y los ciudadanos tendrán que volver a soportar una reantenización que hubiese sido innecesaria. UGT volverá a reclamar al próximo Gobierno que asuma los costes de este proceso, tal y como hicimos en la ocasión precedente.

 

Los trabajadores y las trabajadoras de Telefónica Móviles España (TME) han dado su confianza, por cuarta vez consecutiva, a UGT en las elecciones sindicales de la citada empresa. El sindicato obtiene 42 delegados entre un total de 107.

Los trabajadores y las trabajadoras de Telefónica Móviles España (TME) han dado su confianza, por cuarta vez consecutiva, a UGT en las elecciones sindicales de la citada empresa. En esta ocasión, nuestra candidatura ha obtenido el mayor número de votos en la historia de las elecciones sindicales en TME.

Las elecciones sindicales celebradas en Telefónica Móviles han concluido con el respaldo mayoritario de los trabajadores y trabajadoras  a la candidatura de UGT, que ha reafirmado una vez más su condición de fuerza más votada, con mayor número de delegados y delegadas a nivel provincial y con mayor porcentaje de representación en el Comité Intercentros, que se traduce en  42 miembros de pleno derecho en el mismo, frente a los 14 de CCOO.

Candidatura       Delegados Totales          Miembros C.I.

UGT                      42                                          2

CC.OO.                  14                                          1

STC                        1                                           -

AST                        2                                           -

CGT                       11                                          -

To2                       12                                          1

Sumamos              25                                         1

TOTAL                    107                                        5

Los trabajadores y trabajadoras de TME han  respaldado el proyecto de UGT que, tras varios años de esfuerzo prácticamente en solitario y a través de sucesivos convenios, ha obtenido la equiparación de las condiciones laborales de los trabajadores de Telefónica Móviles y los de Telefónica Soluciones y Telefónica de España, con el recientemente firmado primer Convenio de Empresas Vinculadas (CEV).

UGT ha sido la apuesta mayoritaria de la plantilla de Telefónica Móviles, refrendando con ello su confianza en el arduo trabajo desarrollado en los últimos cuatro años en los que el sindicato ha liderado tanto la Negociación Colectiva como las alternativas para evitar las medidas regresivas que han golpeado a los trabajadores/as en los últimos años de crisis económica, incertidumbre regulatoria y transformación tecnológica y comercial del Sector de Comunicaciones.

UGT asume la responsabilidad de afrontar, durante los próximos cuatro años, el pleno desarrollo del CEV 2015/2107  y preparar el camino para la futura negociación colectiva, con un segundo CEV que debe consolidar y apuntalar los derechos y conquistas sociales obtenidas precisamente gracias al apoyo de los trabajadores y trabajadoras, y culminar  la unificación de los colectivos de trabajadores del grupo Telefónica, como referente en materia de empleo y condiciones laborales en el Sector de Comunicaciones y en nuestro país.

La promulgación definitiva de la regulación de los mercados de banda ancha llevada a cabo por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), junto con la publicación de la capacidad real de la red fija de cobre con motivo de la revisión periódica del Servicio Universal, revelan el tamaño y la crudeza de la exclusión digital que supondrá esta reforma normativa.

Así, tal y como reconoce la propia CNMC, casi medio millón de líneas de telefonía fija no permiten conexiones de banda ancha, lo que supone que un 2,5% de las líneas de la red de cobre jamás podrán conectarse a Internet, ni siquiera a una velocidad mínima de un 1 Mbps. Si se extrapola esta cifra a una línea por hogar (y a un hogar de tamaño medio) 1,12 millones de españoles y españolas nunca podrán conectarse a Internet mediante una conexión de banda ancha, lo que les condena a ser excluidos digitales para siempre.

Además, la antigüedad de la exhausta red de cobre, limita sus prestaciones de forma considerable. En concreto, y de nuevo según los datos estadísticos trimestrales que publica la CNMC, un 6% de las conexiones de ADSL son incapaces de proporcionar una velocidad superior a los 10 Mbps. En muchos de estos casos, la prestación real se acerca más a los 2 Mbps que a los 10, lo que relega a los afectados a disponer de una velocidad ínfima y, en muchas ocasiones, inoperante. De nuevo, si se extrapolan los datos al número de personas por hogar, se estima que 2,14 millones de ciudadanos se encuentran sometidos a  una conexión deficitaria.

Ámbito geográfico

Entrando en el ámbito geográfico, las CCAA con peores accesos de cobre son Castilla y León, con un 6% de líneas inservibles para la prestación de banda ancha fija, seguida de cerca por Galicia (5,9%) y Aragón (con un 4,2%). En el otro extremo se encuentran Madrid (con sólo un 0,9%), la Comunidad Valenciana y Euskadi (1,5% cada una). No obstante, se detecta que seis CCAA han aumentado sus líneas ineficientes, con toda probabilidad como consecuencia del lógico y progresivo agotamiento de las redes de cobre.

Respecto a los municipios, sólo un 0,1% de las poblaciones españolas pueden presumir de tener un 100% de cobertura de banda ancha, mientras que hay seis CCAA sin ningún municipio con cobertura total de banda ancha fija (Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Galicia y Región de Murcia).

Resumiendo, mientras que una gran parte del territorio únicamente tendrá la opción de conectarse a la red de cobre, otra, la privilegiada, cifrada en un 35% de la población, dispondrá de acceso a varias redes de fibra, cable y cobre.

Si ampliamos el marco a la Unión Europea, España presenta unos datos vergonzosos. Así, nuestro país se sitúa en el puesto 26º de 32 países analizados en porcentaje de hogares con cobertura de banda ancha fija y en el 20º de 29 en porcentaje de líneas de banda ancha con velocidad mayor a 30 Mbps, siempre por debajo de la media europea.

Conclusiones

  • En opinión de la Unión General de Trabajadores, la nueva regulación creará una España de dos velocidades, condenando a más de tres millones de españoles a una conexión a Internet lenta e inestable.
  • Un millón de españoles jamás podrán conectarse a Internet debido a la falta de infraestructuras adecuadas.
  • Un 6% de las actuales líneas de cobre no pueden ofrecer velocidades superiores a 10 Mbps, lo que deja a 2,14 millones de ciudadanos y ciudadanas sometidos a una conectividad obsoleta.
  • La mayoría de estas líneas ineficientes se encuentran en zonas rurales o desfavorecidas, lo que redunda en la perpetuación de la Brecha Digital por cuestiones geográficas y económicas.
  • Las principales economías mundiales ya están estableciendo planes para mejorar el Servicio Universal. En España, sin embargo, esta cuestión está fuera del debate político y legislativo.
  • UGT advierte que si no se articulan mecanismos de protección y cohesión social que enmienden estas carencias, España se estancará en un retraso digital nefasto para nuestra economía.
  • Desde el punto de vista de este sindicato, es prioritario articular un plan integral contra la Brecha Digital, empleando el Servicio Universal como herramienta de cohesión social y territorial.
  • Mientras las economías punteras están valorando elevar este derecho hasta los 10, 25 o los 50 Mbps, la parálisis política que vive nuestro país está arrastrando esta problemática al olvido.
  • UGT considera que es imprescindible y urgente introducir la Brecha Digital y el Servicio Universal de las Comunicaciones en el debate político, legislativo y regulatorio, con el fin de sacar a nuestro país del ostracismo digital en el que se encuentra inmerso y como respuesta a los millones de conciudadanos a los que se está relegando a la exclusión digital.

La anunciada decisión de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre la apertura de la fibra de Telefónica, junto con los recientes dictámenes de la Comisión Europea y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) sobre el segundo dividendo digital, vuelven a poner de relieve el fracaso de los reguladores y legisladores españoles para adaptarse a la nueva era digital.

En el caso de la CNMC, la aprobación de una nueva normativa que abre la fibra de Telefónica en la mayoría del territorio, con la connivencia de la Unión Europea, desincentivando la inversión y el desarrollo de esa tecnología, condena a España a una conexión a Internet de dos velocidades: una que únicamente podrá acceder a la exhausta red de cobre y, otra, la privilegiada, que dispondrá de acceso a varias redes de fibra y cobre.

Dado que esta decisión reducirá las inversiones de todos los operadores, concentrándola únicamente en aquellas poblaciones con gran potencial económico, se relegará a muchos pueblos y ciudades al ostracismo digital, entorpeciendo, cuando no impidiendo, la cohesión social.

Por otro lado, la esperable revisión de todos los planes de inversión de los operadores afectará negativamente al empleo en el sector de las comunicaciones, que ya ha sufrido miles de despidos en los últimos años, justo cuando todos los entes afirman que es necesario fortalecer las tecnologías de la información y la comunicación y el empleo tecnológico. Pura contradicción empañada de mala gestión.

Respecto a la liberación del segundo Dividendo Digital sobre la banda de los 700 MHz, la confirmación por parte de dos organismos como la Comisión Europea y la UIT sobre la necesidad de realizarlo antes de 2020 reafirma que la propuesta de UGT de efectuar el primer y el segundo dividendo digital de forma conjunta era un acierto. Sin embargo, la falta de visión del actual Gobierno pospondrá este importante hito cinco años, cuando países como Alemania, Francia o Reino Unido ya activaron planes de liberación. Esta ineficacia volverá a dejar a España entre los últimos países de Europa, como ya ocurrió en la liberación del primer dividendo, en el que, incluso, superamos el periodo máximo estipulado. Además, los ciudadanos y ciudadanas deberán volver a pasar por los inconvenientes de resintonizar sus canales de televisión e, incluso, volver a tener que revisar sus instalaciones y antenas receptoras, molestia que se hubiese evitado de haberse aplicado la propuesta de UGT. En este sentido, cabe destacar que fue la intervención de este sindicato ante el Gobierno la que evitó que el coste de dicho proceso recayese sobre la ciudadanía, una circunstancia ésta que volveremos a exigir al Gobierno de turno en este segundo dividendo.

Para UGT, estas dos cuestiones subrayan la inoperancia de los reguladores y legisladores españoles, hasta el punto de que, justo cuando nuestro país recuperaba posiciones en el ámbito internacional en infraestructuras de última generación, consolidará una Brecha Digital de orden social, laboral y territorial insoportable para una economía que necesita salir de la crisis con innovación, equidad social y empleo de calidad.

La Unión General de Trabajadores rechaza el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por Orange para las operadoras Jazztel y Orange, al entender que los despidos y la destrucción masiva de empleo es una fórmula injusta con los trabajadores y las trabajadoras, antisocial y que atenta contra la economía del país. Además, esta iniciativa reafirma el fracaso de reguladores, legisladores y empresas, incapaces de ponerse a trabajar de forma conjunta para consolidar el sector de las comunicaciones como punta de lanza de la nueva Economía Digital, basada en empleo de calidad y que permita salir a nuestro país de la crisis por el camino de la innovación, la tecnología y la I+D.

La citada empresa presenta un ERE que, en la práctica, supone el despido de una plantilla equivalente a la que ahora mismo emplea Jazztel, maquillando las cifras con la creación de nuevo empleo en plataformas de atención al cliente que ni siquiera están incluidas en el proyecto de fusión y que crearán empleo mucho más precario, temporal y estacional. En el fondo, la propuesta de Orange es despedir a una plantilla del tamaño de la de Jazztel a cambio de crear empleo de peor calidad, precario y peor pagado.

Este ERE es la consecuencia de una regulación claramente fallida, únicamente basada en una perniciosa guerra de precios, que no aporta ni valor ni futuro al sector de comunicaciones. En numerosas ocasiones, UGT ha reprochado a los reguladores –principalmente la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y la Comisión Europea– la inexcusable omisión de la cuestión del empleo en cualquier iniciativa regulatoria. Esta forma de regular de espaldas al empleo se traduce, desde 1998, en la pérdida del 37% de los puestos de trabajo en el citado sector (36.000 empleos) y el 26% desde 2008 (21.500 empleos menos en sólo seis años) como consecuencia de las desafortunadas políticas regulatorias.

El Gobierno, responsable final de las políticas sectoriales, se muestra indolente ante la sucesión de despidos que se vienen produciendo en el sector, un hecho éste que ni siquiera ha merecido una valoración por parte del Ejecutivo o del ministerio competente. Sin embargo, ante idénticas fusiones entre operadoras en países de nuestro ámbito, como Francia, sede del Grupo Orange, los gobiernos han exigido que el proceso de consolidación, bajo ningún concepto, implique despidos.

Conviene recordar que se está destruyendo empleo de alta tecnología, con alto valor añadido, muy cualificado, imprescindible para consolidar un cambio en el modelo productivo del país. Puestos de trabajo de alta calidad, con contratos indefinidos y salarios dignos. Justo la tipología de empleo que necesita España y no la precarización y la pobreza laboral que fomenta el Gobierno del Partido Popular.

Finalmente, hay que denunciar un perfil de empresa, como el que representa Orange, que en lugar de apostar por fórmulas organizativas y de optimización de recursos, optan por el despido como única opción, renunciando así a mejorar la calidad del servicio, la atención al cliente y a dotar de eficiencia a sus procesos. Compañías, como Orange, segunda operadora por cuota de mercado de banda ancha y de telefonía móvil en España, que prefieren destruir antes que construir, que desvelan su falta de compromiso con la sociedad española

UGT siempre ha apostado por un sector de las comunicaciones sólido, innovador y dinámico, sobre el cual se asiente la necesaria evolución hacia un modelo económico basado en la nueva Economía Digital, que nos permita salir de la crisis gracias al crecimiento sostenible, que genere puestos de trabajo con mayor cualificación técnica y, por tanto, con mayor empleabilidad y mejores condiciones laborales. Para lograr ese objetivo, UGT considera imprescindible la presencia de operadores de telecomunicaciones fuertes, que apuesten por un modelo sectorial basado en la competencia sobre infraestructuras, lo que conlleva inversión, innovación, crecimiento y empleo.

La Unión General de Trabajadores quiere volver a denunciar públicamente la indolencia, la desidia y la inacción de la CNMC, del Gobierno y de empresas como Orange, algo inadmisible en un país donde el paro alcanza cotas insoportables y la creación de empleo debería ser un objetivo prioritario para todos.

 

 

La dirección de RRHH de Orange nos ha comunicado su intención de ejecutar un ERE que afectaría a 550 compañeros y compañeras, encontrándose con un NO rotundo y unánime ya que la buena fe negociadora queda seriamente tocada.
 
En primer lugar los datos: amparándose en las ineficiencias y duplicidades detectadas, y en aplicación del Estatuto de los Trabajadores en cuanto a los procedimientos de despido colectivo consideran necesario un ajuste máximo de 550 puestos de trabajo por causas productivas y organizativas, y que afectaría a Orange Espagne SAU y Jazz Telecom SAU (no afectaría por tanto ni a Orange Distribución, ni a Orange Virtual ni a OCAT) pero sólo en los centros de trabajo de Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia y Valladolid.

A partir del 9 de Febrero se podría abrir el periodo de consultas. No han puesto encima de la mesa cómo quieren hacer el ERE, en qué condiciones … ningún nivel de detalle.

En segundo lugar las valoraciones: UGT valora como nefasta la manera de abordar la empresa este proceso. Toda la representación social hemos expuesto a la empresa que es una medida injustificada y una cantidad absurda, lo rechazamos de plano y sin fisuras.

Quieren despedir a un número de trabajadores equivalente a toda la plantilla de Jazztel, como si la nueva empresa pudiera funcionar con los mismos efectivos que antes de la fusión, como si Orange se limitara a comprar Jazztel para destruir empleo.UGT no acepta esta propuesta de ERE, ya estamos trabajando en ello.

Pretender asumir con la plantilla de la actual Orange el volumen de trabajo y de negocio de Orange Jazztel juntas es una auténtica locura que dañaría seriamente la capacidad competitiva de nuestra empresa y que no prevé el evidente incremento de actividad y negocio. Sería una medida irresponsable y un suicidio empresarial pretender algo semejante.

Y todo esto lo intentan maquillar con la creación de 300 puestos de trabajo en plataformas de atención al cliente que ni siquiera están incluidas en el proyecto de fusión, una medida que evidentemente intenta maquillar el impacto de los 550 despidos esgrimiendo la falacia de que “el impacto neto en empleo será de 250 puestos de trabajo”.

El CEO lleva más de un año esgrimiendo la cifra de 400 afectaciones máximas, lo han reflejado por escrito en el folleto a la CNMV con motivo de la OPA, y ahora se desmarcan con esta cifra desmintiendo al propio CEO en un movimiento rastrero para plantear una negociación de máximos con el objetivo final de conseguir esos 400 despidos tan ansiados.

Pues bien, UGT no acepta ni 550, ni 400, ni 4. No se justifica y no es de recibo.

Por ello insistimos desde hace meses en dejar muy claro cual es el escenario en el empleo antes de entrar a trabajar en homogenizar condiciones entre Orange Jazztel, porque nos tememos que la empresa quiere aprovechar para destruir empleo y maximizar beneficios para pagar bonos extraordinarios a sus directivos. Mientras no se ruborizan cuando dicen en los medios que estamos cada vez mejor, que somo el 2º operador, que tenemos que seguir creciendo….

 

UGT no va a eludir nunca su responsabilidad a la hora de dialogar con la empresa, pero no vamos a permitir que estrategias de negociación basadas en la mala fe condicionen este proceso.

En el acto de la firma del primer convenio de empresas vinculadas, y a través del Secretario Federal del sector de Comuniaciones, SMC-UGT, ha solicitado a la Dirección del Grupo Telefónica, la inclusión de los trabajadores de TELYCO al mismo marco laboral que los trabajadores de TdE, TME y TSOL.

La negociación, liderada por la UGT, ha supuesto un hito histórico en las relaciones laborales en el Grupo Telefónica, mejorando sustancialmente, las condiciones laborales de cerca de 28.000 trabajadores que actualmente desempeñan su trabajo en las tres empresas. 

UGT Telyco, viene trabajando con los compañeros del  Sector Federal en la línea de poder conseguir la mejora de las condiciones de trabajo a través de la negociación colectiva y por esta razón, ha solicitado la inclusión de los trabajadores y trabajadoras de Telyco, dentro del mismo marco laboral que los compañeros de TdE, TME y TSOL. 

En este sentido, la negociación que se abre ahora del convenio propio de TELYO, debe servir de base para allanar el camino en el objetivo de incluir al conjunto de sus trabajadore en el CEV (Convenio de Empresas Vinculadas),  de Teléfonica en próximas negociaciones.

Hace un año, en noviembre de 2014, el presidente de Telefónica, César Alierta, acudió a unas jornadas por el sindicato UGT en el salón de actos de la Escuela Julián Besteiro, en la calle Azcona en Madrid. El directivo, también en calidad de presidente del Consejo Económico de la Competitividad (CEC), que agrupa a las grandes corporaciones españolas, mandó un conjunto de mensajes de cierta exigencia a las compañías españolas para impulsar la mejora económica nacional.

Así, el presidente de Telefónica, animó a las empresas españolas innovadoras, competitivas y productivas a subir los sueldos. Alierta, además, afirmó que en España había demasiada obsesión con los costes laborales. “Un señor que tiene diez empleados y está con el agua al cuello no puede subir los salarios, para qué nos vamos a engañar. Pero las empresas que tienen innovación, productividad y competitividad pueden subirlos”, dijo el directivo.

Alierta, que defendió entonces que la situación económica en España estaba mejorando, dejó claro que una subida salarial siempre motiva a los trabajadores y “todos más contentos, empleados, clientes y accionistas. Es una cosa de cajón”.

Un año después, César Alierta parece haber materializado sus propias palabras. Este miércoles, y tras varias semanas de negociaciones, Telefónica y sus sindicatos firmaron el nuevo convenio colectivo, aplicado por primera vez de forma conjunta a los empleados de Telefónica de España, Telefónica Móviles España y Telefónica Soluciones bajo la modalidad de Convenio Colectivo de Empresas Vinculadas. “Es un acuerdo pionero en el sector de las telecomunicaciones”, señalaron UGT y CC OO en un comunicado conjunto.

De esta forma, ambas partes han pactado un marco laboral para el periodo entre 2015 y 2017, que establece una subida salarial acumulada superior al 4% junto con una serie de complementos, para los empleados de estas filiales, que en su conjunto suman cerca de 28.000 personas. Es decir, es una de las mayores plantillas existentes en España.

El nuevo convenio de la operadora fija un incremento de la masa salarial para 2016 de 1,9% (incluidos los deslizamientos de 2015), que supone un aumento de las tablas salariales del 1,6%, y una paga adicional entre las dos de 550 euros. Asimismo, el convenio establece un incremento de la masa salarial del 1,5% para el año 2017. Con el acuerdo, además, se han homogeneizado los conceptos retributivos para las tres empresas, y se han extendido los complementos circunstanciales de Telefónica de España a las otras dos filiales.

Las cifras de incremento se sitúan por encima de la media nacional. En el conjunto de España, según las cifras publicadas recientemente por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la variación salarial media pactada para los convenios con efectos económicos registrados hasta el 31 de octubre asciende a 0,75%. El incremento se sitúa en el 0,48% para los convenios de empresas, mientras que para los de ámbito superior a estas, se sitúa en el 0,77%.

Con este escenario de subida salarial, Telefónica parece mostrar el camino que deberían seguir las empresas españolas en crecimiento, como vía además para contribuir a la recuperación económica, según fuentes del sector, que recuerdan la influencia que el convenio colectivo de Telefónica puede tener sobre los que se establezcan en otras compañías.

En este sentido, el acuerdo con los sindicatos ha coincidido con el retorno de Telefónica España al crecimiento de los ingresos por primera vez desde el tercer trimestre de 2008.

Y la subida salarial no es el único hito de influencia que puede tener el nuevo convenio colectivo de Telefónica sobre los futuros marcos laborables de otras empresas. El convenio ha establecido una cláusula que incorpora un programa de suspensión individual del contrato de trabajo para los empleados mayores de 53 años. Según los sindicatos CC OO y UGT, este plan “supone un hito para las futuras relaciones laborales”.

Este programa de ajuste de plantilla, voluntario y universal, se aleja de los tradicionales ERE realizados por Telefónica en años anteriores. El último, entre los años 2011 y 2013 supuso la salida de la compañía de más de 6.800 personas. Ahora, bajo el acuerdo, el empleado podrá solicitar la baja provisional a cambio de recibir una parte de la retribución neta, concretamente un 68% del salario fijo y variable hasta el momento de su jubilación ordinaria. Además, al no tratarse de un ERE ni una fórmula alternativa de despido, los trabajadores tendrán abierta la posibilidad de reincorporarse a su puesto de trabajo tanto a petición propia como de la compañía.

Al ser una cuestión individual, la compañía no ha publicado ninguna estimación de los trabajadores que podrían verse inmersos en el plan. En cualquier caso, en la actualidad hay cerca de 7.000 empleados con 53 años o más en la plantilla de la operadora.

Telefónica, además, asumirá todos los costes derivados de los planes de pensiones de los empleados acogidos al plan hasta el momento de la jubilación, los seguros de salud y el seguro colectivo. De esta forma, la salida de los trabajadores no tendrá costes para las arcas del Estado puesto que los trabajadores no se acogerán a ningún tipo de prestación pública por desempleo, según recordaron los sindicatos.

La empresa, por su parte, al no hacer un ERE evita tener que hacer una provisión millonaria para afrontar los costes totales derivados de un plan de ajuste de plantilla de estas características. En el anterior ERE, iniciado en 2011, Telefónica hizo una provisión de 2.671 millones de euros.

Otros aspectos establecidos en el convenio de Telefónica son la garantía de no segregación ni movilidad geográfica forzosas, la mayor flexibilidad horaria, la apuesta por el teletrabajo (una cuestión que ha provocado diversos choques entre empresa y sindicatos en los últimos tiempos), la ampliación de los días de permisos retribuidos por cuestiones relacionadas con el ámbito familia, la introducción de diversas formas de reducción de jornada, así como la mejora de la póliza del seguro médico.

Ahora llega el momento de poner en marcha la aplicación del convenio. Y esta vez será más complicado al ser un único marco laboral para el conjunto de filiales. Eso sí, con la subida salarial y el plan de salidas voluntarias, las miradas de otras empresas se dirigen ya hacia Telefónica.

Miércoles, 23 Septiembre 2015 16:57

España, lejos de la inclusión digital

Publicado por

Para remediar esta situación, UGT reitera la necesidad de alcanzar un Pacto Nacional por la Inclusión Tecnológica que erradique la Brecha Digital en nuestro país y que afronte transversalmente esta forma de exclusión social y desigualdad.

 

España se encuentra lejos de alcanzar los objetivos sobre Inclusión Digital estipulados para todos los Estados miembros de la Unión. A un año de que se cumpla el plazo estipulado por la Agenda Digital y en base al último informe de seguimiento publicado por el propio Ministerio de Industria, España sólo cumplirá con una de los cinco objetivos el relacionado con el acceso a Internet mediante tecnología 3G, quizás el menos representativo del grupo, y sin duda, el más trasnochado en vista del progreso de la tecnología 4G/LTE.

 

 

 

cuadrobrecha1.jpg

 

El resto de indicadores demuestran un retraso inadmisible para una sociedad que quiere presentarse como igualitaria e incluyente. Los datos reafirman la denuncia de UGT en su Informe, “La Brecha digital en España”, que dice que nuestro país está a la cola de Europa en Inclusión Digital, muy lejos de la media europea y de las economías de referencia y con una evolución que no corrige las diferencias. 

 

Así, los usuarios regulares de Internet en España llegan al 71%, cuando el objetivo que marca la agenda digital para Europa es aumentar la utilización regular de internet hasta el 75% en 2015.

Tampoco es probable que España alcance el objetivo de la Agenda Digital para el porcentaje de población que nunca ha usado internet en 2015 (un 15%) puesto que en 2014 se sitúa en el 21%. 

 

Si se observa la secuencia, en los tres últimos años el porcentaje ha decrecido solamente en un 3% anual, cuando debemos reducirlo en un 6% sólo en 2015 para cumplir con lo estipulado por Bruselas .

 

.

 

cuadrobrecha2.jpg

Finalmente, para el indicador de personas de colectivos desfavorecidos, nuestro país vuelve a destacar negativamente, situándonos en las posiciones más que mediocres dentro de la Unión Europea (15ª y 16ª de 29 naciones, respectivamente), confirmando a España como un país en donde los colectivos vulnerables están más expuestos a la exclusión digital, hasta el punto de que casi siete millones y medio de españoles y españolas nunca han entrado en Internet y 4,1 millones de viviendas en España no disponen de acceso a Internet, lo que implica que un 25% de los hogares españoles están excluidos del universo digital.

 

 

 

cuadrobrecha3.jpg

 

Como puede deducirse del escenario descrito, la Agenda Digital para España fracasa en Inclusión Digital, demostrando que las medidas del Gobierno para paliar esta lacra han sido claramente insuficientes. 

 

Para remediar esta situación, UGT reitera la necesidad de alcanzar un Pacto Nacional por la Inclusión Tecnológica que erradique la Brecha Digital en nuestro país y que afronte transversalmente esta forma de exclusión social y desigualdad.

 

 

El pasado 19 de septiembre los compañeros y compañeras de Vodafone-Ono recorrieron las calles de Madrid en protesta por la situación que están viviendo.

Tras una nueva reunión, celebrada el 17 de septiembre, entre Vodafone y las organizaciones sindicales dentro del período de consultas del expediente de regulación de empleo planteado por la citada entidad, UGT considera que el proceso negociador podría salir de la anterior situación de bloqueo tras verse la empresa forzada a estudiar vías alternativas que permitan la reducción del número de afectados y buscar fórmulas de voluntariedad para realizar las extinciones de los contratos de trabajo.

Para UGT la negociación no puede avanzar si la empresa no atiende las siguientes reivindicaciones, reiteradas en la reunión:

1. Reducción significativa del número de extinciones de contratos de trabajo.

2. Articular mecanismos de voluntariedad para acogerse al ERE, sin excepciones.

3. Arbitrar fórmulas, como la formación, que atenúen o minimicen las extinciones de contratos de trabajo.

4. Garantía de no-movilidad geográfica forzosa.

5. Inaplicación de los artículos 51 y 52 C del Estatuto de los Trabajadores, a futuro.

6. Que no se segreguen o externalicen actividades que tengan un impacto en el empleo o supongan una merma del mismo.

7. Establecer una política de prejubilaciones que mejore la presentada actualmente por la empresa.

8. Modificación de la política de contratación de personal externo que realiza trabajos internos en Vodafone.

9. Fijar indemnizaciones que tomen como referencia las del anterior ERE.

La Unión General de Trabajadores valora positivamente que la empresa haya tenido en cuenta algunas de estas reivindicaciones –aunque no todas– y exprese su voluntad de concretarlas en una propuesta formal que presentará a la parte social mañana, 22 de septiembre. No obstante, nuestra Organización reitera su absoluto rechazo a este expediente de regulación de empleo injustificado y carente de causas económicas y organizativas.

Página 1 de 2
Claim betting bonus with GBETTING