Área de Salud Laboral y Medio Ambiente

Área de Salud Laboral y Medio Ambiente

UGT denuncia que han aumentado las muertes por infarto o derrames cerebrales consideradas como accidentes de trabajo desde el año 2008, alcanzando su máximo nivel en el primer semestre de este año. Así del total de trabajadores fallecidos (226) durante la jornada laboral, en este periodo, 116 de ellos fueron a causa de estas patologías, lo que supone el 51,33% del total. Patologías que se vinculan a los riesgos psicosociales, como el estrés. Riesgos a su vez que se acentúan por un mercado laboral cada vez más inestable, precario e inseguro.

Aunque se han conseguido reducir los accidentes mortales provocados por los riesgos tradicionales (que tienen que ver con la seguridad, la higiene y los ergonómicos) han aumentado los accidentes mortales por infartos o derrames cerebrales, patologías no traumáticas que se relacionan con los riesgos psicosociales, como el estrés.

Antes de la crisis, este tipo muertes en el trabajo se situaban en torno al 29% del total de accidentes mortales, pero a partir del 2008 los accidentes mortales debido a este tipo de patologías comienza una tendencia ascendente, que culmina en el primer semestre de este año. Así, en 2013 llegan a representar el 48% del total de accidentes mortales, y aunque bajan un poco en 2014 y 2015 (representando un 43% en este último año, esto es de los 515 trabajadores que fallecieron, 223 fueron por este tipo de patología) vuelven a subir considerablemente en este primer semestre del año, superando ya el 51%.

UGT vincula las muertes en el trabajo provocadas por este tipo de patologías a los riesgos psicosociales, como el estrés, cuyo caldo de cultivo es un mercado laboral cada vez más inestable, precario e inseguro.

Según nos muestran las sucesivas Encuestas Europeas de Condiciones de Trabajo, un gran volumen de trabajo y/o estar sometido a mucha presión, es algo muy común entre la población trabajadora europea. La falta de control sobre el trabajo y el escaso apoyo social también son comunes, y las mujeres trabajan más a tiempo parcial que los hombres. Más de la mitad de los trabajadores europeos informan de que el estrés es común en su lugar de trabajo.

Las investigaciones recopiladas por la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo muestran que los riesgos psicosociales son la causa de entre un 50 y un 60% de todas las jornadas de trabajo perdidas, y se estima que los trastornos de salud mental costarán a la UE 240.000 millones de euros al año (AESST, 2015. Citado en 20 Años de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Análisis multidisciplinar de la implantación de la LPRL a lo largo de estos 20 años Capítulo 2. UGT-CEC).

Tabla 1

 Tabla 2                   

 

Un total de 50 entidades han enviado hoy una carta a la Ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y al Ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso Aranegui, para solicitar que rechacen los criterios de identificación de contaminantes hormonales propuestos por la Comisión Europea el pasado 15 de junio.

La propuesta de la Comisión exige que exista “una amplia evidencia de efectos adversos relevantes para la salud humana como consecuencia de un modo de acción endocrino” para que una sustancia sea identificada como contaminante hormonal. Este nivel de demostración, sin precedentes para otras sustancias, implicará que humanos y medio ambiente se vean dañados antes de que se tomen medidas.

La Comisión, extralimitándose en sus funciones, también propone modificar el Reglamento de plaguicidas, introduciendo modificaciones que derivarán en una exposición continuada e incontrolada a estas preocupantes sustancias químicas.

El próximo miércoles 22 de junio, durante el Comité de Biocidas y el Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos será la primera ocasión para que los representantes españoles muestren su oposición a estos criterios de identificación. En la carta enviada a los ministros, las organizaciones piden que modifiquen la propuesta de la Comisión y continúen la línea seguida por España junto a otros países europeos y las sociedades científicas hasta ahora: utilizar los criterios de definición de la Organización Mundial de la Salud, con categorías basadas en la fortaleza de la evidencia existente (1).

Los contaminantes hormonales son sustancias químicas sintéticas capaces de alterar el  funcionamiento normal del sistema hormonal de humanos y animales. Numerosos estudios (2) vinculan su exposición con graves problemas de salud, que incluyen infertilidad, diabetes, obesidad, cáncer hormono-dependiente y alteraciones neurológicas. Un estudio de La Alianza para la Salud y el Medio Ambiente (HEAL) cifra el coste económico anual de atención a las enfermedades derivadas de la exposición a estos tóxicos entre 157.000 y 288.000 millones de Euros (3)

El pasado día 14 se han dado a conocer las cifras relativas a los accidentes laborales ocurridos en la Comunidad de Madrid del mes de mayo de 2016. Los datos que se han hecho públicos ponen de manifiesto que los accidentes laborales en este mes, así como en el acumulado de los cinco primeros meses, han aumentado de forma preocupante.

Desde UGT Madrid tenemos que denunciar que durante el pasado mes de mayo perdieron la vida 11 trabajadores como consecuencia de sufrir accidentes laborales de ellos 5 por Patologías No Traumáticas.

En el periodo enero-mayo 2016 se han registrado 37.375 accidentes de trabajo, frente a los 32.605 accidentes registrados en 2015, 4.770 accidentes más, un incremento del 14,63%.

En este periodo, 37 trabajadores han perdido la vida como consecuencia de un accidente de trabajo, 30 de los cuales pertenecían al sector servicios, 4 al sector de industria y 3 a la construcción.

UGT ve con preocupación la tendencia al alza del número de accidentes de trabajo en el periodo enero-mayo de 2016. Hay un aumento generalizado de los accidentes de trabajo tanto leves, graves como totales así como en los mortales, especialmente en el sector servicios. Susana Huertas, Secretaria de Salud Laboral de UGT-Madrid, reitera la necesidad de aumentar los controles por parte de la Autoridad laboral, reforzando las visitas a los centros de trabajo de los inspectores y técnicos habilitados.

Tenemos que denunciar el continuo incremento de patologías no traumáticas. De los 37 fallecidos 16 han sido por este tipo de patología lo que supone un 43,24% del total, siendo el sector servicios donde se aprecia una elevada incidencia.

Desde UGT reclamamos que las empresas realicen el esfuerzo que les corresponde para prevenir los riesgos de origen psicosocial y reducir las muertes causadas por infartos, derrames cerebrales, como consecuencia, a juicio de UGT, por el aumento alarmante del estrés laboral, la acumulación de trabajo, carga mental, falta de organización de trabajo, entre otros motivos.

Desde UGT consideramos necesario y urgente realizar en las empresas de evaluaciones de riesgos psicosociales, cada vez más comunes en nuestra sociedad y, especialmente, en el ámbito laboral.

El Sindicato reclama a los partidos políticos que las condiciones de trabajo y la salud laboral sea un punto importante de sus propuestas, de cara a las elecciones generales del próximo 26 de junio, en la consideración de que los accidentes laborales se pueden evitar, como se puede evitar que un elevado número de trabajadores y trabajadoras pierdan la vida cada año.

 

La salud en el trabajo depende de leyes firmes, controles rigurosos y sindicatos fuertes.

 

28 de abril de 2016

Día Internacional de la Salud y Seguridad en el Trabajo

 

El debilitamiento de la negociación colectiva conlleva pérdida de derechos y

la generalización de unas relaciones laborales marcadas por la precariedad.

 

Esta última característica se encuentra, sin ningún lugar a dudas, detrás

del incremento de los accidentes de trabajo. El mejor ejemplo de ello es

lo que ha sucedido en los últimos años en el sector industrial, hasta hace

poco paradigma de la estabilidad en el empleo. En los dos últimos años,

los nuevos contratos de duración inferior a una semana han pasado del

10% al 28% y la siniestralidad mortal en 2015 en ese mismo sector ha

crecido en un 45%. Una alta rotación de contratos de tan corta duración

impide garantizar los derechos de información y formación en los riesgos y

medidas preventivas existentes en la empresa. Por otra parte, cada vez es

más frecuente y está más extendida la descentralización productiva entre

las empresas españolas, lo que provoca una externalización de los riesgos

laborales hacia los autónomos y trabajadores de PYMES y subcontratas.

Pero existen más factores que influyen en el repunte de los accidentes

y unos de ellos es la desigualdad. Entre 2012 y 2014, último año de

que disponemos de índices de incidencia desagregados por sexo, la

siniestralidad en los hombres ha aumentado un 2,8% mientras que en las

mujeres el incremento ha alcanzado un 12,3%, casi 10 puntos de diferencia.

Las condiciones de trabajo en los sectores y actividades más feminizados

han sufrido con más rigor los efectos de la crisis y de las políticas de ajuste,

lo que unido a la falta de políticas eficaces de igualdad de género contribuye

al deterioro de la salud de las trabajadoras. Un dato para reforzar esta idea:

desde 2013 el número de partes comunicados de enfermedad profesional

con baja en mujeres es superior en términos absolutos al de los hombres

a pesar de ocupar un volumen menor de población.

Esta legislatura tampoco ha servido para solucionar el grave problema de

ocultación de Enfermedades Profesionales, sobre todo de aquellas más

graves y que comportan mayor sufrimiento a las personas afectadas y sus

familias. El caso del cáncer laboral es especialmente sangrante: mientras

que las estimaciones más conservadoras sitúan en 9.000 casos el número

de nuevos diagnósticos anuales de cáncer en España atribuibles a

exposiciones laborales, las Mutuas sólo han comunicado 23 en 2015, 19 de

ellos por exposición al amianto. De forma similar, los trastornos producidos

por los riesgos psicosociales siguen sin ser registrados, a pesar de su

incremento debido al deterioro de las relaciones laborales producto de la

crisis. En definitiva, las enfermedades ocasionadas por el trabajo terminan

derivándose a los Servicios Públicos de Salud en lugar de a las Mutuas,

infradeclarando su número, aumentando el gasto público y erosionando la

prevención porque lo que no existe no se previene.

Ante este panorama, en el marco del 28 de Abril, Día Internacional de la

Salud y la Seguridad en el Trabajo y ante el inicio de una nueva legislatura,

CCOO y UGT queremos trasladar a la sociedad española y en especial a

los partidos políticos la necesidad de poner en marcha las transformaciones

necesarias para forzar un cambio de rumbo en la prevención de riesgos

laborales adecuándola a realidad laboral actual.

 

La LPRL sigue siendo un instrumento útil para la salud laboral, pero es

necesario derogar todas las normas que han impedido que todos los

colectivos tengan el mismo grado de protección de su salud. Las reformas

laborales han extendido la precariedad, han instalado el miedo a perder el

empleo, han individualizado las relaciones laborales, dificultado el ejercicio

efectivo de derechos y profundizado en la desigualdad.

 

Se debe revertir la reforma del marco jurídico de las Mutuas, ya que

supone un nuevo recorte en los derechos de los trabajadores y que sólo ha

servido para que éstas invadieran competencias de los servicios públicos,

privatizando la gestión de actividades que deberían ser exclusivas de

la Seguridad Social. Hay que frenar la creciente dualización del sistema

público de salud, una sanidad para población activa a través de las

Mutuas y otra para la inactiva cada vez más deteriorada, que supone de

facto uno de los procesos de privatización de la Sanidad más intensos y

desconocidos. Este proceso se ha agravado con la venta de las Sociedades

de Prevención de las Mutuas a grandes grupos privados, monetizando la

salud laboral y desnaturalizando la vigilancia de la salud en el trabajo, que

de ser un derecho de los trabajadores está pasando a convertirse en un

mecanismo de control empresarial y de ajuste de plantillas.

 

Desde la publicación de la LPRL hemos aprendido que la mera aprobación

de una legislación adecuada no garantiza la protección sin la existencia

de controles estrictos. Para ello exigimos a las administraciones que

intensifiquen las políticas activas en materia de prevención dotando con

los suficientes medios económicos y humanos a los organismos técnicos

como el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en Trabajo o los institutos

autonómicos. La Inspección de Trabajo debe incrementar sus plantillas de

inspectores y subinspectores, reforzar y actualizar su formación y dotar de

personal al recientemente creado cuerpo de subinspectores especializados

en salud y seguridad en el trabajo. Y se hace más necesario que nunca

el pleno desarrollo de la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el

Trabajo 2015-2020, haciendo especial hincapié en todas las cuestiones

relacionadas con enfermedades de origen laboral.

 

Y en el marco de la empresa, es preciso que se recuperen las inversiones

en prevención y, sobre todo, la centralidad de la negociación colectiva en las

relaciones laborales. La negociación colectiva está estrechamente ligada

a la presencia de sindicatos en los centros de trabajo, lo que constituye

la mejor garantía para el ejercicio de derechos y para la protección

de la salud. Es un hecho que en los centros de trabajo en los que hay

presencia sindical hay menor siniestralidad laboral y mejores condiciones

de seguridad y salud. Sin embargo, en nuestro país hay un millón de

empresas con menos de 6 trabajadores, en las que trabajan dos millones

de personas que no tienen derecho a elegir un delegado de personal, y

una estructura productiva basada en la pequeña y muy pequeña empresa

que dificulta la implantación de los sindicatos en una gran parte del tejido

productivo. Por ello, de nuevo volvemos a reclamar el establecimiento de la

figura del delegado de prevención territorial o sectorial que pueda acceder

al control de las condiciones de trabajo en estas empresas, con las mismas

competencias y garantías que determina la LPRL para los delegados de

prevención y con el objetivo de asegurar el ejercicio al derecho a la salud

y a la seguridad y los niveles de protección a estos trabajadores en los

mismos términos que en el resto de las empresas.

 

Como cada 28 de Abril, Día Internacional de la Salud y la Seguridad

en el Trabajo, UGT y CCOO vamos a recordar a las trabajadoras y los

trabajadores que fallecieron o perdieron la salud mientras se ganaban la

vida y nos comprometemos a luchar durante el resto del año para acabar

con la precariedad, la desigualdad y las injustas condiciones de trabajo que

se encuentran tras los accidentes y las enfermedades de origen laboral.

Conocidos los datos de los accidentes de trabajo que ha habido en  los tres primeros meses del año en la Comunidad de Madrid, Susana Huertas Secretaria de Salud Laboral de UGT –Madrid ha manifestado que “a pesar de ser una de las Comunidades Autónomas con menor Índice de Incidencia, es preocupante el incremento de accidentes que se está produciendo en lo que llevamos de año, ya que en los tres primeros meses se han registrado 21.992  accidentes de trabajo,  frente a los 19.805 que se produjeron en el mismo periodo en el año 2015”.

UGT ve con preocupación la tendencia al alza del número de accidentes de trabajo. Hay un aumento en todos los sectores incrementándose los accidentes en industria, un 11,32%, en construcción, un 19,81%, y en servicios, un 10,30%.

Para UGT Madrid es de vital importancia continuar con la lucha de la siniestralidad laboral para llegar a conseguir el objetivo preventivo de accidentes cero, tal y como hemos venido realizando con los distintos Planes Directores de la Comunidad de Madrid, siendo por ello imprescindible la continuidad de este trabajo.

Susana Huertas ha dicho que estadísticamente se ha advertido un incremento de los accidentes mortales en los últimos años y UGT-Madrid ya advirtió que este hecho estaba directamente relacionado con el aumento en la actividad económica en nuestra Región.”

“Se vive una situación en la que muchas empresas  han realizando recortes económicos en la prevención de riesgos laborales lo que provoca una situación alarmante en el que se antepone la recuperación económica a la protección de la salud de los trabajadores” ha dicho.

Si  los empresarios tiene mayor facilidad para despedir, para realizar cambios sustanciales de las condiciones de trabajo, que los trabajadores tengan  mayor inestabilidad e incertidumbre laboral, hace que tengan más dificultad para exigir el cumplimiento de la Ley de Prevención de riesgos laborales y que la seguridad y salud de los trabajadores se vea mermada. Estas cuestiones  hacen que el trabajador se encuentre en constante desprotección frente a la eliminación de los riesgos laborales existentes.

LOS RIESGOS PSICOSOCIALES

Se debe de hacer hincapié en la prevención frente a los riesgos de origen psicosocial  debido a su especial incidencia en la salud laboral.  El panorama actual dificulta la protección de la Seguridad y Salud de los trabajadores y potencia la aparición de Factores de Riesgos Psicosociales, los cuales debemos tener en consideración no sólo por el peligro inherente que conllevan sino también como fuente y origen de otros muchos accidentes de trabajo.

Tal es así  que en  los últimos tres meses de los 18 accidentes mortales 9 fallecieron por patologías no traumáticas, esto es infartos, derrames cerebrales, etc. todo ello motivado principalmente  por estrés, la carga mental y otros motivos de índole psicosocial. Estos datos suponen el 50% de los accidentes mortales.

“Desde el Sindicato sabemos que para luchar contra los accidentes y las enfermedades profesionales hay que  actuar contra sus causas. Una parte fundamental son las inversiones en políticas preventivas. Estas suelen resultar costosas para las empresas pero a largo plazo siempre son rentables.

La inversión hace que mejoren los resultados económicos debido a que dejará de haber paradas productivas, se reducen el número de bajas, menor número de sustituciones, etc. Esto demuestra que los costes de la prevención no pueden separarse de los costes productivos. En este sentido podemos decir que la mayor parte de los costes de la prevención han de ser consideradas inversiones productivas, por tanto, inversiones rentables”.

UGT- Madrid considera que los accidentes laborales son un grave problema por su magnitud humana, social y económica. Además del coste humano que representa la pérdida de salud, los accidentes de trabajo derivan en importantes costes económicos y sociales que deben convertir las medidas tendentes a su reducción en un objetivo de primer orden para todos los agentes sociales implicados.

La Unión General de Trabajadores ha puesto en marcha una nueva campaña para prevenir las drogodependencias y adicciones en el ámbito laboral bajo el eslogan “Keep Calm And No Addictions”.

El sindicato considera que es necesario abordar las adicciones desde el punto de vista de la salud, es decir,  como una enfermedad, y tratarla como tal. Se trata de que las actuaciones de las empresas en estas cuestiones sean preventivas y no sancionadoras, y para conseguir este objetivo, es indispensable implantar protocolos de intervención y prevención en las empresas.

A través de esta campaña, UGT propone un protocolo de actuación que explica mediante varias fichas que será distribuidas entre delegados sindicales y trabajadores, algunas de las medidas que podrían desarrollarse para prevenir o tratar estos casos.

Por otra parte, para seguir avanzando en el correcto tratamiento de esta patología en el ámbito laboral, el sindicato ha elaborado junto con expertos de distintas Universidades la Guía: Drogodependencias y adicciones en los ambientes de trabajo. Buenas prácticas de regulación y gestión negociadas.

Esta guía contiene un material novedoso, ya que, por primera vez reúne en un único texto las buenas prácticas que se están realizando en las empresas en esta materia, los factores de riesgo para el consumo, su tratamiento en los convenios colectivos y el marco legislativo vigente.

Fichas:

En el primer mes del año, 9 trabajadores perdieron la vida en la Comunidad de Madrid como consecuencia de sufrir accidentes laborales. En este mes se han registrado 6.188 accidentes laborales frente a los 5.644 ocurridos el pasado año. Además han aumentado en todos los sectores con respecto enero de 2015, salvo en agricultura.

 

Desde UGT queremos denunciar que 9 trabajadores han perdido la vida realizando su trabajo en el mes de enero de 2016, registrándose un preocupante aumento con respecto a los accidentes mortales registrados en el mes de enero de 2015 (5 accidentes mortales). Además hay que apuntar que se han incrementado tantos los  accidentes leves (6.153), graves (26) y  los  mortales (9).
 
Susana Huertas, Secretaria de Salud Laboral de UGT-Madrid ha manifestado que “es importante poner atención en los  accidentes de tráfico con relación laboral”, “el elevado número de accidentes de tráfico con relación laboral requiere que se pongan en marcha acciones de información y sensibilización para la prevención de este tipo de siniestros” y “los empresarios deben de incluir en las políticas preventivas de sus empresas la información y formación a los trabajadores para que conozcan  los riesgos asociados al tráfico y reducir su incidencia.”
 
También ha señalado la responsable de Salud Laboral en UGT Madrid que “se tiene que hacer un mayor esfuerzo en relación con las patologías no traumáticas (más del 55% de los accidentes mortales) y se deben desarrollar actuaciones específicas en relación con los riesgos psicosociales”.
 
La crisis económica y la reforma laboral han incidido directamente en la degradación de la organización del trabajo, los  ritmos y condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras en la Comunidad de Madrid.
 
Susana Huertas, Secretaria de Salud Laboral de UGT- Madrid ha dicho que “es importante que desde la Administración se pongan en marcha los acuerdos en materia de Prevención de Riesgos Laborales, dirigidas a mejorar sustancialmente la concienciación de empresarios y trabajadores de la importancia de la prevención en los accidentes de trabajo, reducir su número y gravedad en primer lugar, además de las sanciones económicas y responsabilidades penales, en no pocos casos, por incumplimiento de la normativa legal vigente”.
 
El Sindicato considera un instrumento fundamental para la reducción de la siniestralidad el Plan Director de Prevención de Riesgos Laborales de la Comunidad de Madrid, que cuenta con el acuerdo de los agentes sociales y la administración. Un Plan que ha servido para reducir los accidentes laborales y para crear una mayor  concienciación colectiva.
 
En este sentido, UGT considera de vital importancia que se ponga en marcha el desarrollo del Plan Director para evitar el repunte de los accidentes de trabajo que se está produciendo en la Comunidad Autónoma.
 
Desde UGT Madrid se insta a la Administración a dar prioridad y poner los recursos necesarios para prevenir y reducir los accidentes laborales y, cuanto antes el IV Plan Director de 2016.

Las enfermedades profesionales declaradas siguen creciendo en España. Según el informe elaborado por la Unión General de Trabajadores sobre los datos diciembre de 2015, se han declarado un total de 19.266 enfermedades profesionales en España. Esto representa un 11% más que en el mismo periodo del año anterior. Es decir se han declarado 1.876 enfermedades más que en diciembre de 2014.

El 82% de las enfermedades profesionales que se producen son causadas por agentes físicos. Y, de ellas, son los trastornos musculo esqueléticos la primera causa de baja en nuestro país.

UGT considera que la mayor parte de estas patologías se podrían evitar si las empresas implantasen las medidas preventivas adecuadas. El 22% de las enfermedades ocasionadas por el trabajo no están reconocidas en el cuadro de enfermedad profesional como tales. En total son 5.502 patologías no traumáticas que tienen un origen profesional.

Es necesario realizar políticas encaminadas a erradicar de los centros de trabajo los riesgos que provocan este tipo de patologías, a través de actuaciones que incidan en la prevención de los riesgos psicosociales, trastornos músculo esqueléticos y en las medidas preventivas a adoptar para la correcta utilización de productos químicos, biológicos, nanomateriales u otros, susceptibles de provocar cáncer de origen profesional (de las 23 enfermedades clasificadas como cancerígenas, 19 fueron causadas por el "amianto").

La Unión General de trabajadores reclama adecuar el cuadro de Enfermedades Profesionales a los problemas reales que afectan a la salud global del trabajador, y  mejorar las dificultades en esta alarmante "batalla" para detectar, reconocer y prevenir todo tipo de enfermedad relacionada con el trabajo.

En este sentido ha apostado por el Diálogo Social y ha puesto el acento en la necesidad de un gran acuerdo nacional en esta materia, plasmado en la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo, la cual recoge tanto en su Objetivo 3, como en sus líneas de actuación la necesidad de mejorar el intercambio de información y la coordinación entre los profesionales de la salud, tanto del sistema público sanitario como de los servicios de prevención, para favorecer la detección precoz de las patologías profesionales.

El sindicato demanda también la creación de un Grupo de Trabajo sobre Enfermedades Profesionales en el seno de la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo, para que dentro de este foro se puedan tratar conjuntamente todas las deficiencias existentes en torno a la identificación, notificación, declaración, etc. que hay en torno a la enfermedad profesional.

 

No podrán despedir a un trabajador que esté de baja, cuando no exista una causa objetiva o disciplinaria para el despido, y además, el trabajador se encuentre en alguna de causa de nulidad, siendo las más frecuentes la encontrarse en reducción de jornada por cuidado de un menor de doce años, o en situación de embarazo, o disfrutando del permiso de maternidad. 

 

Tampoco Cuando el despido tenga como móvil una causa de discriminación prevista legalmente, ni a Trabajadores que hayan reclamado sus derechos o se hayan quejado de alguna irregularidad por parte de la empresa, por ejemplo, presentando una denuncia en la Inspección de Trabajo, en ese caso, se puede entender que la medida adoptada por la empresa es una represalia que vulnera la garantía de indemnidad el trabajador.

La Unión General de Trabajadores, en colaboración con el experto en Desarrollo Sostenible de la Universidad de Alcalá de Henares, José Luis De la Cruz Leiva, ha desarrollado el informe “Afrontar el Cambio Climático: Retos y Oportunidades”, como un instrumento de reflexión y análisis sobre los impactos del cambio climático a nivel global y regional, los desafíos para la transición hacia una economía baja en carbono y los retos de adaptación para los sectores productivos más relevantes en España: agricultura, industria y turismo.

El Acuerdo de la Cumbre de Paris supone un importante avance político, en cuanto que aporta un instrumento para combatir el cambio climático fruto del mayor consenso mundial. Sin embargo, el grado de ambición en muchos de sus aspectos clave está muy lejos de lo deseable y de las expectativas manifestadas por los sindicatos y otras organizaciones de la sociedad civil.

Junto a la satisfacción por el compromiso mundial de mantener el calentamiento global por debajo de los 2ºC, está la correlativa preocupación por la brecha existente entre la ambición de este compromiso global y resultado de las contribuciones nacionales comprometidas actualmente, que sitúan el incremento de temperatura cerca de los 3ºC.

Pero todavía estamos a tiempo de reducir y controlar los riesgos del cambio climático si se llevan a cabo actuaciones estratégicas, coordinadas y dirigidas tanto a la drástica reducción de las emisiones como a la adaptación al cambio climático ya en marcha. 

UGT está convencida de que la implementación de medidas para combatir el cambio climático no constituye un obstáculo al desarrollo socioeconómico, sino que es un importante estímulo para avanzar hacia un cambio de modelo que haga compatibles la ambición ambiental y la creación y mantenimiento del empleo, dos de los principales desafíos de la sociedad mundial.

No obstante, situar las economías nacionales en la senda de bajas emisiones exige hacer frente a una profunda transformación industrial en todos los sectores, especialmente en los más intensivos en consumo de energía. Esto tendrá sin duda implicaciones relevantes para el mercado laboral y el futuro del empleo.

Por ello, una de las reivindicaciones clave de los sindicatos ante la conferencia de Paris ha sido la inclusión, en el texto del acuerdo, de un compromiso claro y firme con la aplicación de medidas de transición justa, que garanticen el empleo digno.

La referencia a la transición justa, incluida en preámbulo del Acuerdo de Cambio Climático de París, es un punto de partida que respalda el trabajo sindical para asegurar que las políticas nacionales de cambio climático se acompañan de una sólida agenda de diálogo social que incluya: inversiones en investigación y desarrollo industrial sostenible, formación y desarrollo de competencias de los trabajadores, protección social, condiciones de seguridad y salud, y respeto a los derechos laborales.

Por ello, con este informe, junto con el díptico divulgativo, UGT pretende que los trabajadores y trabajadoras reflexionen, analicen y evalúen las mejores opciones para la implementación de una transición justa, que facilite el proceso de cambio hacia una economía descarbonizada en España.

Página 1 de 3
Claim betting bonus with GBETTING